Es sábado tarde noche, y me siento delante del ordenador con la mesa de llena de libros, libretas y post-its por todos los lados, un gintonic que se me va hacer eterno, y pienso, ¿en serio tengo que escribir este artículo? Se supone que soy una abogada seria y con una experiencia profesional de 21 años en mi espalda…

A ver, serenidad y calma. Como profesional no me puedo meter en estos vergeles, o se descubrirán estrategias que utilizo para poder negociar o presionar a la parte contraria. Pero es cierto que a lo largo de mi trayectoria laboral, he oído y visto de todo – más alguna cosa de mi propia cosecha. ¿Por qué no? No seamos hipócritas, hasta los más buenos, tenemos ese demonio dentro que nos sale cuando nos tocan las narices y más si es con el ex. ¿No? (Por cierto al mío ya le he dicho que sólo es un artículo y que no va nada con él, ¿se lo habrá creído? :-))

Pues a por ello vamos, porque no neguemos que después de la separación, nos entran unas ganas irrefrenables de fastidiar a quien ha sido pareja durante mucho tiempo (o no), alguien que ha sido importante en tu vida (o no)… En cualquier caso, no niegues que te lo has pensado – o en el mejor (peor) de los casos, las has puesto en práctica.

Por cierto, pongamos unos límites a esta locura: NO sirve, ni vale, ni está permitido utilizar a los niños para este propósito. Y nada ilegal, por favor, que hay mucha maneras de fastidiar a tu ex de una manera correcta y sin que nadie salga perjudicado. ¡Seamos elegantes!

¿Te apuntas?


1.Haz todo aquello que tu ex quería que hicieras y tú te negabas a hacer. Y, por supuesto, házselo saber. «Esta tarde llegaré justito a recoger a los niños porque tengo que planchar la ropa, ir a ver un partido de fútbol…»

2. Haz desaparecer aquellas cosas que te regaló con tanto cariño, y que tú ya no consideras imprescindibles.

3. Cuelga fotos en las redes sociales, de lo estupendo/a que estás sin tu pareja y de lo bien que te lo pasas en fiestas y con gente que no conoce.

4. Amplía tus redes sociales y muéstrate de forma cariñosa con alguna/a de tus amigos.

5. Haz aquella cosas que tu ex quería que hicierais juntos y te negabas a hacer, como un viaje. Recuerda publicarlo – ¡y que lo vea!

6. Cambia tu imagen personal tal y como quería que fueras y que tú te negabas. Pierde kilos, déjate barba, déjate el pelo largo, córtatelo…

7. Líate con su mejor amigo/a. O con la persona que más odia. ¡Y que lo vea!


¿Se te ocurren otras formas divertidas de fastidiar a tu ex? ¿Alguna que hayas probado… o que haya probado contigo? No te cortes, ¡ponlas en un comentario!


Actualizado 11 de abril de 2019

Después del gran impacto que ha causado Esther con su lista de maneras de putear a tu ex, me toca 🙂 He aquí mi modesta aportación al tema.

Aviso: estas ideas salen de mi imaginación, !en ningún caso las he practicado con mi propia ex! (más vale prevenir…)

Y recuerda: no hagas nada ilegal, y nada de utilizar a los niños.


8. Dile que has encontrado pareja (aunque no sea cierto)

9. Cuéntale qué bien te lo estás pasando (aunque no sea cierto)

10. Agradécele haberte liberado, ahora realmente estás disfrutando de la vida

11. Dile que se haga un análisis, que te han salido anticuerpos y no se te ocurre de quién más podrían venir…

Bueno, no está muy claro que esto sea legal, mejor no lo digas 🙂

12. Interésate por su salud, que ya te han dicho que está delicada, empieza a estar mayor…

13. Pregúntale si quiere conservar aquel regalo tan horrible que os hizo su familia, o si lo tiras directamente

Variación: dile que venga a recoger los recuerdos de su familia, antes de que los tires

14. Pide a vuestros amigos comunes, en confianza, que la/lo cuiden, que lo necesita, pobrecita/o

15. Coméntale de pasada que ahora, por fin, estás disfrutando de verdad del sexo, no habías imaginado que pudiera ser tan bueno

16. Ponte en forma, como nunca antes has estado – y que lo vea

17. Cuenta a vuestros amigos comunes, como anécdotas divertidas (sin ninguna malicia), sus vicios más secretos y asquerosos

18. ¿Conoces a su entrenador? *

Haz que le destroce, que le haga sufrir el peor tormento, que le lleve al límite y más allá, que le haga sudar como una rata (como una rata que suda mucho). Que quiera morir, que suplique piedad. ¡Pero que se joda, no hay compasión para los ex!

* Éste está inspirado por Kike (aunque sé que no conoce a mi ex)


¿Qué otras maneras creativas, legales y no demasiado inmorales se te ocurren para putear a tu ex? ¡Ponlas en un comentario!

¿Necesitas apoyo legal?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo. Recuerda que lo revisará un abogado desde el primer momento, y que tu consulta es absolutamente confidencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *