Cuando te aproximas por primera vez al tema del divorcio, todo es muy confuso: conceptos jurídicos, obligaciones, prácticas habituales, divorcio exprés, montones de aspectos que no has considerado… Vamos a sacar un poco de confusión y aportar algo de claridad al tema. El objetivo es que tengas claros una serie de aspectos importantes que debes conocer, y que sepas qué implica entrar en un proceso de divorcio.

Qué pasa cuando te planteas divorciarte

Cuando llegamos al punto de «hasta aquí hemos llegado», en  una relación, automáticamente se derivan unos efectos colaterales o efectos secundarios, que son del todo inevitables.

La reestructuración de la vida familiar, laboral, personal y económica, es la consecuencia necesaria de la decisión de la ruptura familiar. Y es aquí cuando  debes plantearte que ha llegado el momento de empezar los cambios: de casa, de horarios, agendas, trabajo, amigos, etc.

Uno de los problemas más importantes es cómo regular la nueva situación de manera legal. Porque cuando te casaste, fue fácil y claro firmar un documento que te decía que cambiabas un estado civil de soltería (en la mayoría de los cosas, aunque hay algunos reincidentes en esto de las bodas) por uno de casado. Pero cuando ese matrimonio se rompe, ni parece, ni es tan fácil romper el vínculo, y menos legalmente, puesto que de esa ruptura se derivan todas unas consecuencias legales.

También puede que dicho vínculo matrimonial no exista, porque pensaste que si no iba bien, sería todo mucho más fácil. Pero olvidaste que tendrías hijos u otras cosas en común con tu pareja que, forzosamente, tras la separación, hacen que vuestras relaciones se deban regular.

En este momento ya no queda más remedio que acudir a un profesional en la materia: el abogado. Sólo pensar en ello, se te encoge el corazón. Primero, por la decisión de a quién acudir, y si ir solo o con tu pareja. Y sobre todo por pensar que te van a llenar la cabeza de tecnicismos legales, para al final salir de su despacho con la cabeza más liada de lo que ya la tienes, convirtiéndose dicha visita en una tortura peor que la visita al dentista, y cuyos efectos secundarios serán peor que una extracción de muelas.

Durante mi trayectoria profesional he visto a muchas personas, hombres y mujeres, que ante su visita a mi despacho, más parecía que venían al matadero que a un asesor legal. Por eso hemos decidido acercarte a este mundo inhumano, insensible y extraño de las leyes, en un lenguaje sencillo, para que tengas una guía, como mínimo, de lo que te puede pasar, en este universo del fin de una relación.

Finalmente, y antes de que abras el paracaídas y te lances al infinito jurídico, déjame darte un pequeño consejo. Si puedes, si no es ya demasiado tarde, lee esto antes de tomar la decisión de separarte. ¡Igual cambias de opinión!

Todo lo que debes saber acerca del divorcio

Esto es un resumen muy breve de lo que implica un divorcio, y todo lo que realmente debes saber. En cada apartado tienes enlaces a artículos específicos para saber más.

¿Qué es un divorcio? ¿Qué alternativas hay?

El divorcio es el proceso legal de disolución de un matrimonio que se ha celebrado legalmente. Se suma al proceso de separación de la pareja, que implica toda la reorganización de las vidas de ambos y de las demás personas implicadas (hijos, familias, amigos…)

Todos estos son otros conceptos, distintos pero relacionados:

  • Separación en parejas de hecho. No hay un matrimonio legal, así que no hay divorcio. Pero sí hay todas las complicaciones de cualquier separación: liquidación o reparto de bienes, custodia sobre los hijos en común, acuerdo mutuo, etc.
  • Separación legal. Es un proceso legal, e incluye lo mismo, salvo que no se rompe el vínculo definitivamente, no es irrevocable. Actualmente, en España, no es obligatorio pasar por una separación para conseguir el divorcio.
  • Nulidad matrimonial. Se trata de conseguir la anulación legal del matrimonio, con la consecuencia de que nunca ha sido válido y se deshacen todos sus efectos. Se suele dar en casos extremos, por incapacidad para contraer matrimonio, la edad de uno de los cónyuges, por estar ya casado…

Finalmente, aquí tienes una serie de datos acerca del divorcio en España: particularidades, legislaciones locales (en comunidades autónomas) y diferencias con otros países.

Tipos de divorcio

Atendiendo al procedimiento, tenemos estos casos:

  • Divorcio exprés. Se trata de un procedimiento simplificado y acelerado, que se puede usar en casos con mutuo acuerdo y sin complicaciones especiales, y que puede ser notarial, si concurren unos requisitos.
  • Divorcio de mutuo acuerdo. Los dos cónyuges se ponen de acuerdo (con mayor o menor dificultad) en los términos de la separación, y el juez únicamente debe validar ese acuerdo.
  • Divorcio contencioso. Se da cuando no hay acuerdo posible entre los cónyuges, bien porque no se entiendan, o porque uno haya desaparecido o no responda. Se trata de un proceso judicial, largo y costoso. Es muy recomendable llegar a un acuerdo, aunque no sea el ideal, con tal de no llegar a un juicio.
  • En el caso de un contencioso y del mutuo acuerdo, el incumplimiento de los pactos o medidas pueden llevar aparejada  ejecución de sentencia.

Causas posibles de un divorcio

Actualmente, en España no es necesario acreditar causa para un divorcio, simplemente basta con la voluntad de uno de los cónyuges. Pero hay una serie de factores que afectan mucho al desarrollo de un divorcio contencioso – por mencionar algunas:

  • Abusos y malos tratos, con la pareja o con los hijos
  • Abandono del hogar o desatención de las obligaciones familiares
  • Adicciones y otros comportamientos obsesivos
  • Infidelidad…

El divorcio y los hijos

El divorcio con hijos es uno de los más complejos que hay. Cuando hay hijos menores o dependientes, un aspecto principal del proceso de divorcio es decidir el régimen de custodia de los hijos y cómo se va a gestionar.

Básicamente hay estos tipos de custodia:

  • Custodia compartida: ambos progenitores comparten al igual la custodia de los hijos.
  • Custodia exclusiva: uno de los progenitores tiene la custodia, el otro puede tener un régimen de visitas más o menos amplio.
  • Custodia progresiva: se empieza por una exclusiva que con el tiempo desemboca en compartida.

Sea cual sea el tipo de custodia, la responsabilidad de la manutención de los niños es igual para ambos progenitores, de modo que es habitual establecer una pensión de alimentación para los hijos. Esta pensión no depende directamente del tipo de custodia, sino de la proporción en que los hijos están con cada progenitor, de los gastos que generan (alimentación, ropa, salud, educación, vacaciones…) y de la capacidad económica de cada progenitor.

Además de la custodia y la pensión, hay que atender una serie de aspectos adicionales acerca de la relación con los hijos: las vacaciones, las relaciones paterno-filiales y el domicilio conyugal.

Las pensiones

Es posible que, como corrección a un desequilibrio entre los cónyuges, se acuerden (en un convenio) o se impongan (en un juicio de divorcio) una serie de pensiones. Pueden ser estos tipos:

  • Pensión de alimentación de los menores (ya comentada)
  • Pensión compensatoria, de un cónyuge al otro
  • Otras pensiones

También hay que prever la gestión de los gastos ordinarios y extraordinarios (si los hay).

Para cada tipo de pensión hay que decidir el importe, hasta cuándo se va a pagar, y cómo ajustarla si hay cambios.

Finalmente, siempre puede pasar que quien debe pagar la pensión no lo haga, o que haya que hacer cambios y no haya un acuerdo. En estos casos se puede terminar en el juzgado, incluso si el proceso inicial fue de mutuo acuerdo, solicitando ejecución de sentencia.

El convenio

El convenio regulador del divorcio es el documento donde se recoge el acuerdo de ambos cónyuges (cuando se ponen de acuerdo) acerca de cómo van a regular su relación en el futuro. Se refiere a varios aspectos:

  • Cómo se van a liquidar o repartir los bienes comunes: casa, muebles, mascotas, negocios…
  • Cómo se va a gestionar la custodia en el caso de los hijos menores, y cómo se van a tomar las decisiones importantes, como educación, vacaciones, lugar de residencia, etc.
  • Quién se queda con la vivienda habitual.
  • El establecimiento de pensiones.

Hay que destacar que es un documento establecido por mutuo acuerdo. Si no hay acuerdo, que es el caso cuando hay un juicio y el juez impone las medidas, entonces tenemos un régimen de visitas, una pensión, una custodia… pero no un convenio.

Pero el convenio no es perfecto. Puede que no se haya redactado bien, que las circunstancias cambien, o que ambos ex cónyuges quieran cambiarlo. En este caso se realiza una modificación del convenio, que puede seer (otra vez) por mutuo acuerdo o por el juzgado.

¿Podemos ayudarte?

Si te estás planteando divorciarte y necesitas apoyo legal. O si tienes dudas. O si ya te has divorciado y tienes problemas, podemos ayudarte – rellena el formulario siguiente con todos los detalles que puedas, y nos pondremos en contacto contigo.

¿Necesitas apoyo legal?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo. Recuerda que lo revisará un abogado desde el primer momento, y que tu consulta es absolutamente confidencial.

Índice: aspectos legales de un divorcio

El divorcio
¿Separación o divorcio?
El divorcio exprés
El divorcio de mutuo acuerdo
El divorcio contencioso
Separación en las parejas de hecho
Divorcio con hijos
El convenio regulador del divorcio
Modificación y ejecución del convenio
La custodia compartida, exclusiva y progresiva
El régimen de visitas
Las vacaciones
El domicilio
La pensión de alimentos
Gastos ordinarios y extraordinarios
La pensión compensatoria
Otras pensiones
Las relaciones paterno filiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *