La libertad tiene un precio, y en muchos casos es muy caro. Pero, ¿vale la pena?

Cuando decidimos divorciarnos, entramos en una montaña de gastos, en muchos casos esperados y en otros inesperados. Separarse no sale barato, no sólo la separación en sí, sino todos los futuros gastos que la nueva “soltería” te conlleva. Es por ello, que es uno de los temas a valorar, antes de divorciarse.

Pero, ¿cuáles son estos gastos?

1. Los derivados del propio divorcio

El procedimiento judicial

Honorarios de abogado, procurador y en muchos casos notario, registro etc. En el caso de los divorcios por mutuo acuerdo (normalmente un divorcio exprés), sale mucho más barato, pero si entras en un contencioso los gastos se disparan.

La vivienda

Es quizás el gasto, más importante. En el caso de atribución del uso de la vivienda a uno de los cónyuges, hay una parte que queda desamparada y sin hogar. Este debe hacer frente a buscar una nueva vivienda, ya sea en alquiler (aquí están los gastos de agencia, fianzas, mes en curso) o la compra de un nuevo piso (constitución de hipoteca nueva, gastos derivados que rondan el 15% del valor de la misma, entrada para la nueva vivienda). En el caso de que no se le atribuya a ningún cónyuge, porque sea de propiedad de ambos cónyuges, y se venda, o de alquiler y ninguno de los dos se quede en ella, nos encontramos que ambas partes deben buscar un nuevo domicilio.

Derivados de la vivienda

Aquí incluimos los gastos de mudanzas, compra de muebles, enseres y ajuar, etc.; y también el de suministros y gastos, que ahora deberá afrontar una persona sola.

Coche o medio transporte

En la mayoría de los casos, sólo hay vehículo en la unidad familiar, y con la separación o bien se lo queda uno de ellos, o se vende. En cualquiera de los casos, supone un gastos para ambas partes: si se vende, ambos deben comprar uno nuevo; si uno le compra al otro su parte, todos los derivados de la compraventa para uno y los derivados de uno nuevo para el otro.

2. Derivados de la nueva situación

Las pensiones

Excepto que se acuerde en una contribución en los alimentos de los niños, al cincuenta por ciento, nos encontraremos que hay una parte que debe sufragar más gasto, bien sea porque la diferencia salarial en una custodia compartida, bien por lo que comporta una exclusiva. Y no nos olvidemos, que aún se dan muchos casos de pensiones compensatorias (generalmente para la mujer), así como otro tipo de pensiones, según la comunidad.

Puedes tener una orientación de cómo puede ser esa pensión en nuestra calculadora de pensiones.

Derivados de una nueva vida social

y de una recuperación de la propia vida. Aquí incluimos todos aquellos que surgen como consecuencia de comprar vestuario nuevo, peluquería, gimnasio, etc., así como los derivados del aumento de la vida social (restaurantes, bares, etc.).

Las soluciones no son demasiadas para hacer frente a esta nueva situación y ni mucho menos fáciles: respecto a la vivienda, muchos divorciados han optado por vivir con los padres,  bien en la segunda residencia de éstos; compartir piso, irse a vivir fuera de la ciudad… El alto precio de la vivienda en nuestro país, hace que sea  a la larga, el principal problema de los divorciados, pero como es un tema que podemos extendernos, lo trataremos en otro artículo. Respecto a los demás problemas, siempre uno puede cambiar o mejorar en el trabajo o buscar una nueva pareja que haga que asumir todos estos costes no sea una tortura (aunque a veces es peor el remedio que la enfermedad)


Así que, ¿vale la pena económicamente  divorciarse o separarse? Si quitamos casos extremos, sólo puedo decirte una cosa: conoces algún divorciado que después del tiempo (más o menos según el caso) no haya sobrevivido de una manera o de otra y qué no vuelva a ser nuevamente feliz? Aquí dejo la pregunta. Y mi repuesta… sí, la libertad tiene un precio, y vale la pena pagarlo.

¿Necesitas apoyo legal?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo. Recuerda que lo revisará un abogado desde el primer momento, y que tu consulta es absolutamente confidencial.

2 thoughts on “La economía del divorciado”

  1. A ver, por decirlo con todas las letras… ¡¡¡ ES UNA PUTA RUINA !!! Pensión, piso, desplazamientos, abogados…
    Más te vale hacer que funcione, o aún mejor, no haberte casado con la persona equivocada.

    1. Tienes razón Matadracs, pero equivocarse es de humanos, y la persona correcta…existe? Existen las personas correctas dentro de sus incorrecciones. La vida está para disfrutarla pero también para equivocarnos y aprender de nuestros errores. Y dicho esto…después de haberte «liberado» de tu ex, no crees que es un precio bien pagado por tu libertad? ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *