Mochila sexual

Es hora de preparar tu mochila sexual

Charly, eres un gran chico, mi mejor amigo, y ya llevas unas semanas en el mercado. Sé que ha sido dura tu separación, que hace siglos que no mojas – digamos que estás un poco anticuado.

Al menos has seguido mis consejos: te has arreglado un poco, apuntado a Tinder, has convencido a una chica para salir en una cita (¡alucino!) e, increíblemente, vas a tener una segunda en la que esperas mojar.

La verdad, pequeño saltamontes, no esperaba que llegarías tan lejos. Aunque hay que admitir que soy un excelente mentor 🙂

En fin, ahora toca prepararte – no puedes presentarte con lo puesto, tienes que ir listo para cualquier contingencia. Nunca se sabe si te encontraras de repente participando en una “sexatón”.

Tienes que llevar su mochila de f*****. Y debe estar llena con lo esencial y necesario.

¿Y qué es lo esencial y necesario?

Atiende, chaval, y aprende.

Los indispensables

Preservativos

Lo primero es lo primero. Lleva preservativos, los tuyos. No cuentes con que ella tenga, ni con que sean de tu talla. Y no cuentes con el “voy a tener suerte” – la sífilis no entiende de suerte.

Además, que sean de tu talla, y que no estén caducados.

Y lleva cantidad – no sabes cuántos vas a necesitar (una vez que te los quitas es complicado volverlos a poner), y además te vas a olvidar de reponerlos para la próxima vez…

Pues eso, lleva bastantes.

Barreras bucales

Por si todavía no lo sabes, una barrera bucal es como un preservativo, pero para el sexo oral (para cuando le vayas abajo). Son simplemente rectángulos de látex de un tamaño adecuado. Normalmente los usan los dentistas, pewro también tienen un uso mucho más divertido 🙂

Puedes comprarlas en la tienda, o puedes hacerlas cortando un preservativo normal y corriente.

Ya sé que es un coñazo, pero una mierda también se puede pillar con sexo oral. Y ya que te vas a poner gomita, ponla siempre, en todas partes donde sea necesario.

Y si ella te come a ti (qué suerte tienes, cabrón), que sea con la gomita puesta. Que la sífilis no entiende de suerte.

Lubricante

No importa lo caliente que te pongas o lo mojada que esté ella, en algún momento puedes necesitar lubricante – y en ese momento quieres tenerlo a mano.

Mejor si tienes variedad (efecto frío, efecto calor, comestible…) Pero como mínimo ten el normal y corriente.

Asegúrate de que el tapón cierra bien, o te va a pringar toda la mochila – mejor ponlo dentro de una bolsita con cierre, por si acaso.

Viagra

Sí, ya sé que sigues siendo el semental de siempre, que no la necesitas y tal.

Pero lleva. Tómate dos pastillitas un par de horas antes de. Por si acaso, que ya tenemos una edad… y tú no la llevas nada bien.

Barritas energéticas

Lo último que quieres es que le venga hambre, o un pasmo porque ha pasado demasiado tiempo desde la última comida. Ten a mano barritas energéticas – buenas, sólidas, y llenas de azúcar de digestión super rápida. Mejor si son de chocolate, que es un poco afrodisíaco.

Toallitas limpiadoras

Lo vas a pringar todo, y no sabes lo que habrá en esa especie de hotel barato que has encontrado. Y no valen pañuelos de ropa, ni siquiera de papel – lleva toallitas húmedas. Mejor si son con aloe vera y perfumadas, pero no es necesario – con que sean húmedas basta.

Gayumbos de repuesto (limpios)

Ya sé que no te importa pasar la noche fuera de casa y repetir calzoncillos, pero a ella puede que sí. Vale que no lleves una muda completa, pero al menos cámbiate los calzoncillos.

De paso, añade calcetines de repuesto también.

E insisto en lo de limpios, no es chiste. No basta con airearlos un poco.

Pilas de recambio, de todos los tamaños

No sabes qué juguetes va a traer ella. Puede que no los uséis, pero puede que sí… Y puede que se hayan quedado sin pilas (si tiene una cita contigo, ella tampoco será un prodigio de la anticipación).

¡Que no sea una excusa! Lleva pilas de repuesto – le demostrarás que estás preparado para cualquier contingencia, que eres un macho en el que se puede confiar, y además mojarás.

Cargador para el móvil

Imagina que llega el gran momento, te deja hacer una foto o un vídeo… O necesitas el GPS porque no sabes llegar al p*** hotel de los c*******… O quieres usarlo en modo vibración…

Y en ese momento, vas y te quedas sin batería.

¿Mola mazo, verdad?

Pues eso. Lleva el móvil bien cargado, y lleva también el cargador, por si acaso.

Espray para la halitosis

Esto, cómo te lo diría… tienes que ir al dentista, de verdad. Y al otorrino, no es posible que no sientas ese hedor.

Y todo ese ajo que has comido para cenar…

Necesitas un espray tamaño king size para esconder ese olor. No lo olvides.

Cepillo, pasta de dientes y desodorante

En un paquetito con los gayumbos limpios, añade pasta y cepillo de dientes y un espray pequeño de desodorante, tamaño de viaje. Mañana por la mañana no se va a dejar meter la lengua si todavía tiene ese hedor-residuo de las cervezas de anoche (y vete a saber qué más te metiste).

Perfume

Vale, no insistiré, para qué vamos a discutir… Olvidemos lo del perfume, con tu aroma a macho alfa llegas al fin del mundo.

Juguetes

Posiblemente ella llevará los suyos, pero, por si acaso, lleva tu mini catálogo.

  • Anillo vibrador (con pilas nuevas)
  • Mini vibrador de bolsillo
  • Funda de dedo, en silicona fina…

Añade lo que te haga gracia. Siempre en tamaño de viaje, y mejor si es pequeño y de colores bonitos. ¡Y limpio!

Juegos

¿Qué mejor para añadir un poco de picante que unos pequeños aditivos? Prueba a llevar:

  • Juegos de cartas sexuales
  • Dados sexuales
  • Máscaras (no las de la pandemia, las otras – las sexis)
  • Chocolate líquido (bien cerrado)

No dejes que te pillen sin estar preparado…

Ahora que estás en el mercado tienes que estar preparado. En cualquier momento puede saltar la alarma y tener que saltar, dispuesto a cumplir con tu deber de macho alfa. Como un Swat, un GEO, un puto Master del Universo.

En ese momento no puedes fallar.

… pero tampoco dejes que te pillen

Tus padres y tus hijos van a encontrar la mochila si la dejas por ahí de cualquier manera. Y te aseguro que lo último que quieres es ver esa expresión en la cara de tu madre…

Guarda la mochila en un lugar recóndito, pero accesible. Que sea imposible encontrarla por azar.

Hala, recoge la mochila y el bocata, y tira pallá. Y no me hagas quedar mal, que yo te he enseñado bien.

Artículos Relacionados
¡Es la química, idiota!
Quñimica en una relación

A ver cómo te lo cuento: si las tías no quieren salir contigo, no es porque no tengas un Porsche Read more

EL CLUB DE LOS DIVORCIADOS… ¡¡¡ya en cines!!!

¡¡¡Tenemos buenas noticias!!! Los divis... ¡¡¡¡Ya tenemos película!!!! El Club de los divorciados Una película en la que muchos y Read more

Diario de un Gigoló (3)- Nace Max
Diario de un gigoló (3)

Seguimos con esta sección con nuestro colaborador y sus particulares vivencias en su diario de un gigoló moderno. Parece ser Read more

Diario de un Gigoló (2)- ¿Casanova 2.0 o 5.0?
Diario de un gigoló 2

Seguimos con esta sección con nuestro colaborador y sus particulares vivencias en su diario de un gigoló moderno. Parece ser Read more

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *