Ligando en Tinder

La historia de Isabel con las webs de citas

Isabel es una preciosa mujer de 48 años, miembro habitual del club, que quiso usar las webs de citas para conocer a personas interesantes y encontrar pareja.

Esta es su historia.

La pandemia hizo que no pudiéramos socializar, las aplicaciones las vi como un buen método para intentar conocer a alguien para tomar un café, charlar, un amigo que se pueda convertir en algo más… Nada más lejos de la realidad.

He probado bastantes y he hablado con muchos chicos. Ellos también me contaban unas historias que eran para no dormir. El 80% son hombres y el 20% mujeres. Dicen que nosotras somos más selectivas, pero el fin es siempre sexual. A muchos los redirigen a enlaces sexuales, pero prefieren producto nacional y gratuito.

Meetic para nada es para solteros exigentes. A mi me han llegado a preguntar si me gustan los sumisos o si quiero practicar sexo.

A cualquier foto que pongas en tu perfil, sea enseñando o no, se le da un enfoque sexual. Tienes cara de follar bien, de que te gusta la dominación, etc.

Para los jóvenes, las maduras somos MILF gracias a la película American Pie. A mí hasta me han ofrecido dinero para estar con ellos. Cuando te niegas empiezan insultos o juicios, como que no estás para exigir a tu edad o buscas un paganini como todas.

La pandemia ha hecho mucho daño. Los que consiguen quedar con mujeres se vanaglorian de que han follado con ellas y son ellas las que lo piden. Luego te cuentan que no buscan locas y que quieren una relación seria.

Prácticas como el sexting o cibersexo están en auge. Un chico me contó que es mucho mejor que hacerlo en persona ya que usan la imaginación y es más placentero… Normal, si no se conocen. O el miedo a que esa persona tenga alguna tara emocional – que las hay, los hay. Uno me contó que quedó con una para cenar, despotricando de su ex y que él tenía que ayudarla económicamente.

Usan muchos anglicismos como el ghosting, zombing, caspering… Desaparecen sin decir nada, vuelven después de un tiempo de tener contacto cero y más mierdas. La gente no quiere compromiso, no tiene respeto y tampoco palabra. Si tienes problemas de autoestima… tu salud mental tendrá serios problemas.

Ya no tengo ninguna aplicación de ese tipo y no las volveré a tener nunca. Los pocos con los que quedé parecían personas normales. Uno de ellos me bloqueó porque no quise darle un beso cuando nos despedimos, otro me pidió hacerlo en un coche, otro era un psicópata narcisista, que por cierto, me desbloqueó el otro día para pedirme fotos sexuales, un compañero de trabajo al que tuve que ponerle fino y un bisexual que me recomendó ver pelis porno.

He descubierto que me asquea. Y mi autoestima cayó en picado.

Creen que una mujer madura tiene mucha necesidad sexual y enseñan su miembro como si fuese lo único que te importara.

En esos sitios somos carne de cañón. Más que anécdotas es lo que hay ahí y no sólo he experimentando yo.

Le dije a una amiga que tiene 43 años que probara y le ha pasado exactamente lo mismo. Incluso nos hablaron chicos que hablaban con las dos.

Uno de ellos le dijo «tu amiga es más guapa pero está mal de la cabeza, tú eres más enrollada».

No hay empatía ni compromiso ni sinceridad (esa frase es suya).

En Tinder estuve una vez y duré dos días. Aparte de que para hablar tienes que hacer match que significa poner 200.000 likes diarios para coincidir con alguien por un tema de algoritmos o no sé qué….

Me tocaron dos que madre mía. Uno era italiano y encima me estaba haciendo un favor me dijo.

Otro pringao, vamos. Y agradece que un gili se fije en ti.

Lo que hay ahí es lo que no quiere nadie.

Lo malo de las aplicaciones o redes es que uno se crea un personaje y pocos se atreven a quedar. No tiene nada que ver como son detrás de una pantalla y delante tuyo. 

Yo creo que en las redes son reales más que ficticios. Detrás de una pantalla pueden decirte lo que piensan y son. No hay filtro.

Luego con bloquear o hacer ghosting está solucionado.

===

Esta es la historia de Isabel. ¿Cuál es la tuya? ¿Cuál ha sido tu experiencia con las webs de citas? Mándanos tu testimonio o ponlo en un comentario.

Artículos Relacionados
Una característica de las personas tóxicas
Personas tóxicas

Ayer una amiga me contaba una cita que tuvo con un chico que en principio era bastante ideal: atractivo, educado, Read more

Estás en la Friend Zone
Estás en la friendzone

Lo sé, Charly, es duro. Te gusta esa chica, es la mujer perfecta para ti, podrías pasarte la vida con Read more

Le quiero, pero me siento sola

Este es el testimonio de una lectora anónima (prefiere no dar su nombre), que escribió originalmente como comentario en este Read more

¡Odio a mi ex!
¡Oh, cómo odio a mi ex!

Lo sé, no aguantas a tu ex. Aunque quizás todavía no lo sea, no aguantas a tu ex. Te pone Read more

1 comentario

  1. Unos pocos (o muchos) nos dan mala fama o mala imagen a los otros muchos (o pocos) que sí buscamos seriedad en una relación, que vamos de cara, que no nos escondemos tras un teclado y que si no convence la relación, lo decimos sin escondernos, pero con respeto, delicadeza y educación. En las citas en persona, lo mismo, respeto, educación y honestidad. Estas webs podrían ser una buena herramienta, lástima de algunos elementos/as contaminantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.