Cuando hablamos de separación, divorcio y nulidad matrimonial, nos referimos a la existencia de un vínculo matrimonial, es decir, que ha habido una boda (más o menos divertida, en la que se habla de todo aquello de que hasta que la muerte nos separe, o de un montón de artículos legales), y que has firmado unos papeles que tienen consecuencias jurídicas. Por lo tanto, entendemos que hay un  vínculo matrimonial con efectos jurídicos, que es el que ahora quieres deshacer… De los vínculos no matrimoniales (separación de parejas de hecho), ya hablaré en otros artículos (no, no os salváis, el mero hecho de convivir con alguien, y sobre todo el hecho de tener hijos, aún sin casarse despliegan un abanico de relaciones jurídicas que a la hora de poner fin a vuestra convivencia, el señor legislador, no quiere que te escapes).

Y entendemos por vínculo matrimonial con efectos jurídicos, aquél que queda anotado en el Registro Civil. Por lo tanto si tan orgullosamente guardas en tu cajón aquel bonito libro azul, que pone Libro De Familia, será momento de desempolvarlo, y rezar para que te anoten una nota al margen donde ponga que dicho vínculo, se ha deshecho.

¿Y cómo rompes jurídicamente dicho vínculo? Pues a través de los procedimientos legales, que te detallo a continuación. Especialmente vamos a ver las diferencias entre separación y divorcio.

La separación

Es el procedimiento por el cual, un matrimonio no se disuelve jurídicamente, pero sí físicamente, desplegando unos efectos legales como la obligación del cese de la convivencia, y las relaciones familiares. Normalmente se pide la separación para los casos concretos de parejas que se quieren “dar un tiempo “, ver cómo se desarrollan sus vidas por separado, para terminar poniendo fin o no al matrimonio. Así que si tienes muy claro que ni el hecho de que le tocara la lotería a tu futuro ex, te va hacer cambiar de opinión sobre el hecho de que no vas a seguir con él/ella, por favor, sáltate este paso, porque pagarás dos veces por un procedimiento que no es barato, y tendrás que pasar por la tortura dos veces.

Para dejarlo claro, la separación no es obligatoria para conseguir el divorcio (al menos hoy en día en España).

El divorcio

Es el procedimiento por el cual un matrimonio se disuelve jurídicamente, desplegando todos sus efectos legales, siendo el más importante el de la disolución del vínculo. Recomendado para los anteriores que ni ver a tu pareja nadando en la riqueza y en la abundancia, te haga cambiar de opinión (lo sé, la rabia, será mayor pero a ti no te compra el dinero…)

La nulidad matrimonial

¿Creías que te habías casado? Pues no, no ha existido el matrimonio. ¿Y por qué? Pues porque en el momento de la celebración del matrimonio, han surgido unos defectos que hace que ese matrimonio, no haya existido. Las causas vienen taxativamente descritas en nuestro ordenamiento jurídico, y ya te digo de antemano, que no son fáciles de demostrar, pero para ponerte unos ejemplos te diré las más importantes: capacidad, edad, vínculo matrimonial preexistente… Las nulidades pueden ser civiles y/o canónicas, y el efecto más importante es que este matrimonio no ha desplegado efectos porque no ha existido, excepto para los cónyuges de buena fe, y los hijos.


Quisiera hacer hincapié, en cuál es la diferencia básica entre los tres procesos, porque muchas veces se confunden: En la separación y el divorcio ha existido un vínculo matrimonial que tiene unos efectos legales, pero mientras en la separación el vínculo sigue existiendo (sí, sí, el matrimonio sigue existiendo, mala noticia, sigues casado) en el divorcio ese vínculo deja de existir. ¿Y en la nulidad?  No te has casado nunca, por lo tanto en cuanto la obtengas, (increíble pero cierto) pasarás a estar soltero/a de nuevo.

¿Y cuáles son los efectos comunes de los tres procedimientos? Pues básicamente el cese de la convivencia (¡¡¡por fin!!!! Se acabó el aguantar sus ronquidos y malas pulgas) y los derivados de las relaciones entre los hijos y del régimen matrimonial, que veremos en siguientes capítulos.

Índice: aspectos legales de un divorcio

El divorcio
¿Separación o divorcio?
El divorcio exprés
El divorcio de mutuo acuerdo
El divorcio contencioso
Separación en las parejas de hecho
Divorcio con hijos
El convenio regulador del divorcio
Modificación y ejecución del convenio
La custodia compartida, exclusiva y progresiva
El régimen de visitas
Las vacaciones
El domicilio
La pensión de alimentos
Gastos ordinarios y extraordinarios
La pensión compensatoria
Otras pensiones
Las relaciones paterno filiales

¿Necesitas apoyo legal?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo. Recuerda que lo revisará un abogado desde el primer momento, y que tu consulta es absolutamente confidencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *