Cuando se está dentro de una relación, es posible que se haya establecido una dinámica de abuso y cueste verla. Los abusos no suelen aparecer de golpe, sino progresivamente, y la víctima los va aceptando como algo normal – está claro que no va bien, pero por su culpa, por no ser perfecta.

Los abusos pueden ser muy evidentes, como en casos de violencia física. O pueden ser más sutiles: el abusador puede utilizar técnicas de manipulación que hacen perder el sentido a sus víctimas, haciendo que duden de su capacidad, incluso de su lucidez.

Lo primero que es necesario para romper con una dinámica de abusos, es reconocerla. Hay una serie de patrones que suelen aparecer, y que raramente aparecen en una relación sana. Si te reconoces en alguna de estas situaciones, más vale que pidas consejo cuanto antes.

1.Buscas cualquier excusa para evitar enfrentarte a tu pareja

Incluso encuentras justificación a comportamientos claramente indeseables, como robar, mentir o pegar.

2. Pierdes progresivamente el contacto con tu familia y amigos

No es inmediato, sino progresivo, y por tu propia decisión (al menos de forma aparente). El caso es que te aíslas.

3. Tu pareja es tu único medio de tener actividad social

Lo haces todo con tu pareja, te es impensable hacer algo por tu cuenta.

4. Tu pareja se vuelve muy celosa

Cualquier conversación que tengas con el sexo opuesto es un problema, por inocente que sea. Incluso llega a interrogarte cuando llega a casa después del trabajo.

5. No estás siendo una buena madre o un buen padre

(Si tienes hijos) tienes la presión constante de actuar mal con tus hijos, nunca lo haces bien, eres un desastre. Y es culpa tuya.

6. Has perdido la confianza en ti misma

La confianza que una vez tuviste se habrá ido. Ya no crees que seas capaz de hacer nada por ti sola.

7. Crees que eres egoísta por pensar en tus necesidades

Cualquier discrepancia es siempre culpa tuya, por tu egoísmo. Si sólo fueras capaz de ver y valorar lo que tu pareja hace por ti, todo sería tan sencillo…

8. No eres capaz de mirar a los ojos a los demás

Cualquier conversación te llena de vergüenza, sabes que estás haciendo algo mal, incluso si no sabes qué.

9. ¿Quién te va a querer?

Tu pareja te convence de que nadie más te querrá, sin ella serás una persona muy desgraciada.

Nadie te entiende, nadie te querrá, eres inútil, si no estás con tu pareja serás una persona desgraciada para siempre, y arrastrarás a tus hijos a la misma desgracia. Qué persona tan mala y desagradecida serás si eres capaz de despreciar su amor.

10. Tu hogar es una prisión, no un lugar de paz

Lo que debería ser un espacio seguro para ti, se ha convertido en una cárcel donde eres cuestionada constantemente, donde cada detalle puede ser una falta. Te encuentras buscando excusas en tu propia casa.


Con frecuencia hay dos circunstancias más que complican poner remedio a lo que está pasando.

Primero, la situación no siempre parece tan mala. Después de unos días especialmente malos, tu pareja se disculpa, reconoce que se ha excedido (aunque la culpa es tuya, ella simplemente no ha tenido la suficiente paciencia) y vienen unos días de calma. Tienes la esperanza de que esta vez sí, va a cambiar, y todo volverá a ser como antes. Hasta que vuelve a empezar.

Y segundo, tu pareja es completamente distinta ante otras personas: atenta, cariñosa, divertida… Nadie te cree cuando cuentas lo que te está pasando, porque lo que ven es completamente distinto. Es posible que, cuando salgas a buscar ayuda, no te crean. Y esto lo hace todo más complicado.

Reconocer el abuso y cortar con él no es fácil, y lleva un tiempo. Implica aceptar que la persona que es el centro de tu vida te está manipulando y engañando, que tu vida es una mentira. Implica renunciar a una parte importante de tu vida, abrirte a un futuro incierto.

Como decía al principio, lo primero es reconocer que te puede estar pasando. Lo segundo, pedir ayuda – no cuentes con hacerlo en solitario, necesitas que alguien te acompañe.

¿Necesitas apoyo legal?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo. Recuerda que lo revisará un abogado desde el primer momento, y que tu consulta es absolutamente confidencial.

3 thoughts on “10 pistas para reconocer el abuso en una relación”

    1. Flynn, gracias por tu pregunta, tocas un tema importante. Es un problema con el lenguaje: en español, el genérico para referirse a hombres y mujeres es masculino, y eso altera mucho el mensaje, le cambia completamente el tono. Para evitarlo, he intentado referirme siempre a personas y parejas, ambos términos femeninos.

      Fíjate que cuando hablo de la víctima hablo en femenino, pero también cuando hablo de su pareja… Intento no asumir en ningún momento que cualquiera de los dos sea hombre o mujer. Aunque mi habilidad como escritor es escasa, eso evidentemente contribuye a la confusión.

  1. Antes de nada agredecerte Flynn tu registro y tu comentario.
    Cómo verás el artículo está escrito en tono neutral y en ningún momento habla de maltrato O abuso a las mujeres. Así mismo, observa que lo ha escrito un hombre, que ya dice mucho sobre ello.
    En mi larga experiencia como abogada, he vivido ambos casos, y puedo corroborar y confirmar que el maltrato a los hombres existe más de lo que nadie se puede pensar, pero pasa desapercibido por ser un mal trato «silencioso».
    En cualquier caso, no puede ni debe tolerarse ninguno de ellos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *