Dícese de la pasta que te cobra un abogado (o procurador, notario…) por proporcionarte un servicio. Puede ser un precio acordado previamente (muy recomendable), según el trabajo invertido, o según el resultado (a comisión).

No suele ser buena idea regatear en los honorarios. Al final, tanto das, tanto recibes – si no pagas lo que vale, no recibirás lo que necesitas.

« Back to Glossary Index

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *